Últimos post

Categorías

Salud

La dermatitis atópica una enfermedad inmunológica

120Views
• Afecta en forma considerable la vida de quien la sufre se produce una «gran carga psicológica importante al provocar “insomnio, ansiedad y síntomas de depresión, así como sensación de aislamiento»
• La dermatitis atópica, es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, no contagiosa, multifactorial y heterogénea, que ocasiona prurito y se caracterizada por recaídas que son desencadenadas por la interacción de factores ambientales.
• Dado que los síntomas y las lesiones visibles de la dermatitis atópica suelen aparecer en las manos y el rostro, un gran número de pacientes se sienten «avergonzados y cohibidos, y con frecuencia evitan las actividades laborales y sociales».
El Dr. Rodrigo Hirochi González Luna,  Pediatra Inmunólogo y Alergólogo,  comenta; «afortunadamente» es una prevalencia «baja» aunque se trata de una enfermedad que «destroza» la vida de quien la sufre por los efectos que tiene en la piel y el intenso picor que genera. «Su calidad de vida es realmente malo y desesperante»,
La trayectoria natural de la dermatitis atópica sigue un curso variable, con diferentes edades de aparición y gravedad. Si bien puede desaparecer después de la pubertad, aproximadamente el 30 por ciento de los niños con dermatitis atópica continúa sufriendo la enfermedad en la edad adulta y un 15-30 por ciento de los adultos experimentó la aparición de la enfermedad en edad adulta.
En un estudio publicado, alrededor del 40 por ciento de los adolescentes y una cuarta parte de los niños con dermatitis atópica sufrían acoso escolar debido a la enfermedad, y la mitad de los encuestados en ambos grupos de edad se mostraban «infelices o deprimidos».
Por otro lado, los trastornos del sueño causados por esta patología se pueden traducir en cansancio y deterioro del funcionamiento diario, incluido el rendimiento laboral. Las personas que padecen dermatitis atópica notifican que el diez por ciento de su rendimiento laboral se ve afectado durante un brote, con un promedio de 2,7 días de absentismo laboral. El desempeño escolar también puede verse afectado en el caso de niños que lo sufren como resultado de la pérdida de días escolares.
Redacción
the authorRedacción

Deja una respuesta