Últimos post

Categorías

Negocios

5 Tips para mantener una cultura financiera saludable

54Views

¿Sabías que tener un buen historial crediticio puede abrirte muchas puertas en el futuro? Un historial crediticio es el registro de cómo has pagado tus deudas y créditos a lo largo del tiempo. Este historial sirve para que las entidades financieras, como bancos, cooperativas o tiendas, evalúen tu capacidad y responsabilidad de pago y te ofrezcan mejores condiciones y oportunidades de financiamiento.

Construir un historial crediticio positivo puede ayudarte a acceder a créditos para comprar una casa, un auto, iniciar un negocio o estudiar una carrera. También puede facilitarte el acceso a tarjetas de crédito, préstamos personales o servicios como telefonía o internet. Además, tener un buen historial crediticio puede mejorar tu reputación financiera y darte más seguridad y tranquilidad.

En esta temporada donde empiezan las grandes rebajas y la época de fiestas e intercambios es muy importante saber dónde y cómo gastar teniendo liquidez para lograr tus objetivos, estas grandes ofertas son muy atractivas pero no debemos caer en gastar más de lo planeado.

La tarjeta de crédito es el medio más común para aprovechar los meses sin intereses que ofrecen actualmente los comercios, como recomendación los meses sin intereses son una excelente herramienta para cuando uno cuenta con ese dinero, sabe administrar los pagos y puede pagarlos mes a mes sin atrasarse en las fechas de pago ya que entonces sí se pagan intereses.

En esta temporada es recomendable tener un presupuesto establecido para poder planear las compras y hacer un registro de todos tus gastos, para evitar caer en el endeudamiento afectando tu historial crediticio.

Pero ¿cómo puedes empezar a construir tu historial crediticio si nunca has tenido un crédito? Amanda Ochoa, Directora General de Avafin en México nos comparte cinco consejos prácticos que puedes seguir:

1. Paga tus cuentas a tiempo. El pago puntual de tus obligaciones financieras es clave para mantener un buen historial crediticio. No solo se trata de pagar tus tarjetas o préstamos,  sino también tus servicios básicos, como luz, agua, gas, teléfono o internet. Estas cuentas también pueden ser reportadas a las centrales de riesgo y afectar tu calificación crediticia. Procura pagar tus cuentas en la fecha de vencimiento y evita los intereses moratorios o las penalizaciones.

2. Solicita un crédito con un monto que no exceda el 30% de tus ingresos. Si bien los préstamos son una forma sencilla de salir de apuros, así como de empezar a generar tu historial crediticio, debes usarlos con moderación y responsabilidad. Busca un crédito que se adapte a tus ingresos y necesidades y verifica que provenga de una institución avalada por PROFECO o CONDUSEF.

3. Consulta tu reporte de crédito periódicamente. Tu reporte de crédito es el documento que resume tu historial crediticio y muestra tu calificación y comportamiento financiero. Es importante que lo revises al menos una vez al año para verificar que no haya errores o inconsistencias que puedan perjudicar tu puntaje. Si encuentras alguna anomalía, puedes solicitar una corrección o una aclaración ante la entidad correspondiente.

Consúltalo aquí:
https://www.circulodecredito.com.mx/home

4. Diversifica tus tipos de crédito. A medida que vayas consolidando tu historial crediticio, puedes optar por otros tipos de crédito que te permitan acceder a mayores beneficios y demostrar tu solvencia financiera. Por ejemplo, puedes solicitar un préstamo personal para cubrir una emergencia o un proyecto personal, o un crédito educativo para financiar tus estudios o los de tu familia. Estos créditos suelen tener plazos más largos y tasas más bajas que las tarjetas de crédito, pero también requieren mayor compromiso y disciplina de pago.

5. Mantén un buen balance entre tus ingresos y tus deudas. Uno de los aspectos que más influyen en tu historial crediticio es el nivel de endeudamiento que tienes en relación con tus ingresos. Para ubicarlo, primero haz un presupuesto e identifica tus ingresos, tus gastos fijos y tus deudas. Si tus deudas superan tu capacidad de pago, puedes caer en mora o incumplimiento, lo que afectará negativamente tu calificación crediticia. Por eso, es importante que mantengas un balance saludable entre tus ingresos y tus gastos, que no asumas más créditos de los que puedes pagar y que ahorres una parte de tus ingresos para imprevistos.

Tomando en cuenta estas recomendaciones podrás comenzar a desarrollar tu futuro financiero, por eso, es importante que cuides tu historial crediticio y pagues tus obligaciones a tiempo. Así podrás aprovechar las ventajas de tener un buen historial crediticio y mejorar tu calidad de vida.

Redacción
the authorRedacción

Deja una respuesta